El tarro de la felicidad

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

El tarro de la felicidad

Quiero proponerte un reto. Para mí, la felicidad no es algo que hay que encontrar, que hay que salir en su búsqueda como si se tratara del Santo Grial; la felicidad es algo que está dentro de ti. Lo que ocurre es que estamos siempre más pendientes de lo que nos falta, de lo que no tenemos, de lo que hemos perdido, de lo que va mal, de los problemas, etc., que de todo aquello que tenemos en la vida. Empezando por la propia vida. Tenemos una vida, y la oportunidad de convertirla en una bella experiencia o en un camino tortuoso de penas.

Todo es cuestión de actitud. ¿Tú eres capaz de ver las cosas bellas, las que te hacen sonreír, las que hacen que tu alma se alegre? ¿Eres capaz de agradecer incluso los malos momentos? Pues deberías, porque incluso en lo malo siempre hay un resquicio de algo bueno, siempre. La cuestión es la actitud con la que enfrentes las cosas.

Recuerdo un fragmento de un libro de Bernardo Stamatteas, en él un hombre acudía a su consulta y se quejaba de que todo en su vida iba mal. Bernardo le preguntó: ¿sus hijos están en la cárcel, su mujer le es infiel, tiene usted una enfermedad terminal? El paciente le contestó: "¡no, por Dios¡"

Todos tenemos cada día algo por lo que agradecer, algo bueno, aunque sólo sea la palabra amable que una persona nos dedicó esta mañana, un abrazo de tu hijo, una moneda que nos encontramos, poder disfrutar de un hermoso amanecer... cualquier cosa. La cuestión es ¿somos capaces de apreciarlo? ¿ o preferimos seguir lamentando lo que nos falta y sentirnos víctimas?

¿Aceptas mi reto? Es sencillo. Quiero que busques un hermoso tarro de cristal; cada noche quiero que busques algo bueno, algo hermoso, algo por lo que agradecer. Escríbelo en un papel, lo doblas y lo introduces en el tarro.

Esto normalmente se hace durante todo un año. Pero como para introducir un hábito en tu vida los expertos consideran que son necesarios 21 días, ¿Qué tal si lo probamos un mes? Después me cuentas. Cuando aprendes a mirar la vida desde la gratitud y el positivismo, tu vida cambia. Es sencillo. ¿Te apuntas?

 

 

tarro de la felicidad